Oración por nuestro país

espiritu santo ilumina a venezuela

Oración por el país

OMNIPOTENTE Dios, que nos has dado esta buena tierra por heredad; Humildemente suplicamos tu ayuda para poder conducirnos siempre como pueblo reconocido a tu favor, pronto a hacer tu voluntad. Bendice nuestro país con labor honrada, conocimiento profundo y sanas costumbres. Guárdanos de toda violencia, discordia y confusión; de orgullo y arrogancia y de todo mal camino. Defiende nuestra libertad, y forma una nación unida de las multitudes que has traído de los diversos pueblos y lenguas. Inviste con el espíritu de sabiduría a todos los que, en tu Nombre, confiamos la autoridad del gobierno, para que haya justicia y paz en el país, y que, por medio de la obediencia a tu ley, manifestemos tu alabanza entre las naciones de la tierra. En tiempo de prosperidad, llena los corazones de gratitud, y en el día de la angustia, no permitas que nuestra confianza en ti desfallezca; todo lo cual te suplicamos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

an

 

 

Oración por la Asamblea Nacional

OH Dios, Fuente de sabiduría, cuyos estatutos son bondadosos y buenos, y cuyas leyes son verdad; Te suplicamos que de tal manera guíes y bendigas la Legislatura de este Estado, que pueda decretar para nuestro gobierno solamente aquello que sea de tu agrado, para gloria de tu Nombre y el bienestar de tu pueblo; mediante Jesucristo tu Hijo, nuestro Señor. Amén

Para usarse durante sus sesiones.

Dios, te suplicamos humildemente por esta Nación, y por la Asamblea Nacional y los Representantes, ahí reunidos. Dígnate dirigir y hacer prosperar todas sus deliberaciones, para el aumento de tu gloria, el bien de tu Iglesia y la seguridad, honor y prosperidad de tu pueblo; que todas las cosas sean ordenadas y establecidas por sus esfuerzos, sobre los mejores y más seguros fundamentos, para que la paz y la felicidad, la verdad y la justicia, la religión y la piedad, puedan ser establecidas entre nosotros por todas las generaciones. Esto, y cuanto sea necesario para ellos, para nosotros y para toda tu Iglesia, humildemente te pedimos en el Nombre y por la mediación de Jesucristo, nuestro muy bendito Señor y Salvador. Amén.