El Japa mala por @meredith976

Según el diccionario sánscrito: yapa significa ‘murmurar oraciones, repetir en un tono susurrante pasajes de las escrituras sagradas, encantaciones, o nombres de una divinidad’, mientras que ‘mālā’ se traduce como ‘guirnalda’.
Debido a su terminación en -a, los hispanohablantes tratan el término sánscrito masculino yapa como femenino: «la yapa».

Se fabrican, principalmente, con madera de sándalo o de tulasi, pero puede ser de otra clase de madera, o simplemente de semillas de rudraksha. Llevan un nudo entre cuenta y cuenta, y tras las primeras ocho, se separan atando un hilo entre la octava y novena cuentas. Cada cuenta puede llevar tallado uno de los 108 nombres principales del dios Visnú. Además de estas 108 cuentas, lleva una cuenta extra más grande con un penacho de hilos, que va en el medio.

Para rezar yapa se toma el yapa mala en la mano derecha, y ―con los dedos pulgar y medio (o corazón)― se toma una de las dos cuentas que se encuentran contiguas a la cuenta empenachada que sobresale del collar. Mientras se hace girar en sí misma la cuenta se pronuncia el mantra. Al terminar el mantra, se pasa a la segunda cuenta, siempre haciendo avanzar el rosario hacia delante. Cuando se haya recitado el mantra 108 veces ―lo que se denomina una «ronda» de japa―, se llegará a la cuenta empenachada. Esta no debe ser tomada entre los dedos (aunque no hay problema en tocarla), sino que se debe girar el rosario completo y comenzar la siguiente ronda con la cuenta con que se terminó (la n.º 108).
La recitación de la yapa se puede hacer en voz baja o alta, está bien. No existe la restricción de que deba cantarse en silencio. Lo importante es que se debe cantar atentamente, escuchando la vibración sonora muy claramente.

Si quieres repetir un mantra o una frase y permanecer concentrado en su significado, necesitas silencio y ser consciente de cada palabra que recitas.

Piensa en qué área de tu vida quieres cambiar, ya sea algo malo que necesitas transformar en bueno, o algo positivo que quieres mejorar. Una vez que hayas elegido, imagina cómo condensarlo en unas pocas palabras. Es importante que lo hagas bien porque el interés que pongas en ello repercute en el impacto emocional de las frases.

Por ejemplo ” Mi cuerpo sabe lo que debe hacer para sanar” Me abro a recibir y dar amor” Mis pensamientos está en equilibrio y en calma”

Materiales para hacer un Japa Mala

Hay dos principales materiales para hacer un Japa Mala: la madera y las semillas de Rudraksha.

La madera se usa mucho debido a que es tradicional. Es decir, como las Japa Mala tienen casi 3000 años de antigüedad, hay que imaginarse cómo los hacían en esa época. Lo más fácil era tallar la madera, en lugar de elegir piedras como material. Es cierto que había instrumental para tallar piedras –siempre ha habido joyas– pero la gente que usaban los Japa Mala eran personas sencillas. Lo acorde con este tipo de accesorios para meditar era buscar materiales abundantes y técnicas sencillas.

Las semillas de Rudraksha también son tradicionales para hacer un Japa Mala porque el árbol en cuestión, Elaeocarpus ganitrus o Rudraksha, se dice que fue creado a partir de las lágrimas de Shiva (Rudra es Shiva y aksha significa lágrima), que cayeron cuando meditaba.

A pesar de ser esos los principales, hay otros materiales para hacer un Japa Mala: en la actualidad se pueden ver algunos cuyas cuentas, las bolitas, son minerales de varios tipos. Se ven de este tipo sobre todo porque hay quien elige hacer su propio Japa Mala, y normalmente compran las cuentas que se usan para otros collares.

¿Cómo usar un Japa Mala? Empieza por la cuenta, piedrecita o trozo de madera, que sea la mayor, y por cada vez que repitas ese mantra o frase motivadora, avanzas a la siguiente.

Recuerda la importancia de la visualización y meditación para conseguir nuestros propósitos, metas, y motivos por los que elegimos trabajar, Nuestra mente es poderosa y más aún cuando está acorde con nuestra alma.

Anuncios