Etiquetas

, , , , , ,

Día de su Patrono: Arcángel Miguel

Se lo representa con el traje de Guerrero o de Soldado Centurión como Príncipe de Milicia Celestial que es.

¿Quién es San Miguel Arcángel?


San Miguel es uno de los siete arcángeles y está entre los tres cuyos nombres aparecen en la Biblia. Los otros dos son Gabriel y Rafael. La Santa Iglesia da a San Miguel el más alto lugar entre los arcángeles y le llama “Príncipe de los espíritus celestiales”, “jefe o cabeza de la milicia celestial”. Ya desde el Antiguo Testamento aparece como el gran defensor del pueblo de Dios contra el demonio y su poderosa defensa continúa en el Nuevo Testamento.
Muy apropiadamente, es representado en el arte como el ángel guerrero, el conquistador de Lucifer, poniendo su talón sobre la cabeza del enemigo infernal, amenazándole con su espada, traspasándolo con su lanza, o presto para encadenarlo para siempre en el abismo del infierno.
La cristiandad desde la Iglesia primitiva venera a San Miguel como el ángel que derrotó a Satanás y sus seguidores y los echó del cielo con su espada de fuego.
Es tradicionalmente reconocido como el guardián de los ejércitos cristianos contra los enemigos de la Iglesia y como protector de los cristianos contra los poderes diabólicos, especialmente a la hora de la muerte.

La Fidelidad de San Miguel para con Dios:
El mismo nombre de Miguel, nos invita a darle honor, ya que es un clamor de entusiasmo y fidelidad. Significa “Quién como Dios”.
Satanás tiembla al escuchar su nombre, ya que le recuerda el grito de noble protesta que este arcángel manifestó cuando se rebelaron los ángeles. San Miguel manifestó su fortaleza y poder cuando peleó la gran batalla en el cielo. Por su celo y fidelidad para con Dios gran parte de la corte celestial se mantuvo en fidelidad y obediencia. Su fortaleza inspiró valentía en los demás ángeles quienes se unieron a su grito de nobleza: “¡¿Quién como Dios?!.” Desde ese momento se le conoce como el capitán de la milicia de Dios, el primer príncipe de la ciudad santa a quien los demás ángeles obedecen.

Protección del hogar
Si tienes una imagen de San Miguel Arcángel de cualquier tamaño, tipo o material, incluso una estampita, colócala en un lugar visible e importante de tu casa, preferiblemente en donde sientas que está el centro energético de tu hogar.

Protección de los hijos
En una mesa se deben colocar un cuarzo azul, un vaso con agua y una cucharadita de sal marina. Luego deben cerrarse los ojos, concentrarse y colocar el cuarzo en el vaso con agua, agregar la cucharadita de sal marina y leer con fe la siguiente oración:
“San Miguel Arcángel, que trabajas para el resplandor de la verdad, que tu protección permanezca en mi hijo; la recibiré como un privilegio siempre respetándote. Permite que mi hijo camine siempre con dignidad. Aparta de él (o ella) las ideas perversas, hazlo amigos de todos, que sepa discernir, comprender y nunca juzgar. Ayúdale contra los enemigos materiales o espirituales, conscientes o inconscientes, y expúlsalos, pues la verdad es tu signo. Permítenos que su intuición sea como una espada para darle protección. Aparta de él a las personas que quieren inducirlo a errores. Haz que mi hijo un mensajero fiel de la verdad suprema. ¡Salve Príncipe Miguel! Amén”.

Luego de esta invocación mantén el agua por una semana y posteriormente derrámala en un jardín o un parque lejos del hogar. Puedes conservar el cuarzo en el sitio donde se efectuó el ritual para recordar la promesa.

Amor y dinero
Lo primero que debe hacerse es utilizar una vela de acuerdo a la protección necesitada
Azul: problema existencial de luchas y conflictos, amorosos o monetarios.
Rojo:  bloqueos espirituales.
Dorado: activar prosperidad y economía.

Una vez seleccionado el color de la vela se debe  utilizar un vaso con agua,  incienso de vainilla, flores de tu elección y una imagen o estampita de San Miguel Arcángel.
Primero se toma la vela y se lava con agua del grifo pidiendo que se limpie, corte y libere la energía. Luego se debe pasar la vela por todo el cuerpo invocando a San Miguel Arcángel que corte y libere cualquier energía que no sea de luz, paz y amor.
Después con el dedo pulgar de la mano izquierda  y se hace una  rayita en la mitad de la vela con  la uña en sentido de las agujas del reloj, se pide con mucha fe y convicción lo que  se quiere lograr en armonía y paz para todo el mundo.
Se prende la vela, el incienso y se purifica el ambiente haciendo círculos al sentido de las agujas del reloj, pidiendo al Arcángel Miguel que nos proteja y nos ilumine, en este su día.

Anuncios