image.jpeg Decreto de la llama violeta Utiliza este decreto para meditar, transmutar y transformar, cualquier energía negativa, densa. Respira, léelo y transmuta , saca la rabia, el odio, el desamor ,inhala color y energía violeta, exhala tranquilidad, paz, amor. Usa el Decreto del fuego violeta para sanar por dentro y por fuera. En nombre de mi amada presencia “yo soy” 
“Yo” invoco la ley del perdón por todos los errores cometidos, por toda la energía calificada con menos que el amor, por todo el daño hecho a todo ser viviente desde el comienzo de los tiempos hasta hoy. “Yo soy”.  El descenso de llama violeta para consumir, transmutar y disolver toda apariencia en cualquiera de mis 4 vehículos en ascensión y a través y alrededor del elemental que en mi vive , “yo soy” sellado en el poder de este fuego sagrado, hasta que en la verdad de mi ser se manifieste y doy gracias amados Ángeles violetas: (vengan), (desciendan) e (irradien), su hermosa energía angélical y purifiquen: Nuestros ojos para ver solo la perfección.
Nuestros oídos para escuchar únicamente las instrucciones de nuestros santos seres Crísticos. Nuestras manos para expresar y manifestar solo trabajos de transmutación, bondad y belleza y Consagren en nuestros pies para que nos lleven adelante, en la luz de Dios que siempre es victoriosa. “Yo soy”(irradiando), sincero perdón compasivo por cada vez que cada átomo, vena, hueso, órganos y sistema de estos vehículos hayan sido forzados a cumplir su función con algún sentimiento o pensamiento menor que el amor y el confort. “Yo soy”(purificando), y (transmutando) cada herida abierta, que el menor sentimiento de desagrado haya grabado en mis vehículos etericos . “yo soy” (perdonando) a toda situación, persona, lugar o cosa que pudiera habernos hecho mal desde el principio de los tiempos.
“yo soy” el perdón amoroso que libera, intensificando la dulzura del sentimiento, envolviendo bajo el manto del olvido todo lo que sea menor que la paz.
Ángeles violetas: desciendan, irradien y purifiquen, cada energía-pensamiento que haya sido creada por nuestra mente desde el principio de los tiempos con algo menos que la perfección. Desciendan, irradien y purifiquen cada energía-sentimiento nuestro que haya brotado del corazón, con algo menor que el amor. Desciendan, irradien y purifiquen cada energía-palabra nuestra emitida a través de nuestra voz con algo menos que la verdad.
 Y centrados en la perfección, amor y verdad, pedimos “perdón, perdón, perdón” por todo el daño hecho a la vida. “yo soy” la transmutación angélical purificando mis vehículos “yo soy” la transmutación angélical sellándome en la paz y armonía de la liberación “Yo soy” la transmutación angélical sosteniendo la perfección para cada parte de mi ser. “Yo soy” un ser de fuego violeta. “Yo soy” la pureza que Dios desea. Gracias, padre por escucharme, “yo” sé que estas actuando con todo poder….
AMEN (todos los demás rayos también aportan Paz). En un momento en que los grandes cambios en la Tierra se hacen evidentes, también se hacen necesarios cambios en la mente humana, en nuestra capacidad para afrontar problemas cotidianos, que utilizamos limitadamente… Queremos que otros nos solucionen el problema, que se nos dé información sobre lo que nos está pasando, pero luego nos cuesta mucho ponernos en movimiento nosotros mismos, y empezar a cambiar aquello con lo que no nos sentimos a gusto, nuestro karma, o las consecuencias de pensamientos y acciones pasados que nos rebotan sin cesar, pues los pensamientos, son energía, son conciencia, y quieren ser transmutados, ya que forman parte de nosotros y nuestra verdadera naturaleza es funcionar como una Unidad, de Pensamiento, Sentimiento y Acción. No somos realmente libres hasta que transmutamos nuestro karma negativo. Podemos usar la llama violeta para que nos ayude a hacer esto. El karma es simplemente el resultado de cómo usamos la energía divina que fluye a través nuestro momento a momento. Tenemos la opción de usarla positiva o negativamente.
Sin duda habremos hecho mucho bien a lo largo de nuestras vidas acumulando muy buen karma. Sin duda también hemos cometido muchos errores. Es parte de nuestra vida en la Tierra.
Anuncios