Árnica

La árnica o estornudadera tiene un aroma agradable similar a la manzanilla y sus flores son amarillas y muy vistosas. Las flores son las que principalmente se utilizan en gran variedad de remedios caseros debido a las propiedades medicinales de la árnica, seguido de la raíces y los rizomas.

La árnica se utiliza con fines medicinales principalmente de forma externa aplicando cataplasmas, ungüentos, tinturas, infusiones, etc. Aunque tradicionalmente se ha utilizado de forma interna también, se aconseja limitar o evitar el uso interno de la árnica y restringirla a enjuagues bucales o gargarismos y uso externo.

La árnica tiene una potente acción antiinflamatoria, fungicida, astringente, febrífuga, antiagregante plaquetario, cardiotónica, vulneraria, antiespasmódica, rubefaciente, antibiótica, colerética, antihistamínica, cicatrizante, inmunoestimulante, sedante y analgésica.

Aceite de Árnica para sanar corazones heridos

Para preparar este aceite debes colocar los pétalos de la flor de arnica con algunas hojas  en aceite de almendras o glicerina y dejas reposar para que la planta bote la tintura, una vez que hayas realizado este proceso colocas el aceite en los puntos de perfume pidiendo, limpiar y sanar todas las situaciones que han herido a tu corazón . Puedes realizarlo las veces que desees y verás como hay un cambio en tu vida

 

Anuncios