Etiquetas

, , , , ,

image

 

La Santísima Virgen María, la Madre de Dios, se les apareció en seis ocasiones a los tres pastorcitos cerca del pueblo de Fátima, Portugal, entre el 13 de mayo y el 13 de octubre de 1917. En Sus apariciones, la Santísima Virgen les dijo a los niños que Dios La había enviado con un Mensaje para cada hombre, mujer y niño que viviera en nuestro siglo.

En un momento en el cual la civilización estaba dividida por la guerra y la violencia sangrienta, Ella prometió que el Cielo le otorgaría la paz al mundo entero si Sus peticiones por la oración, la reparación y la consagración eran escuchadas y obedecidas.

Nuestra Señora les explicó a los niños que la guerra es un castigo por el pecado, y les advirtió que Dios castigaría la desobediencia del mundo a Su Voluntad con la guerra, el hambre y la persecución en contra de la Iglesia, del Santo Padre y de los Fieles catolicos. La Madre de Dios profetizó que Rusia sería el “instrumento de castigo” elegido por Dios que esparciría los “errores” del ateísmo y del materialismo alrededor de la tierra, fomentando guerras, aniquilando naciones y persiguiendo a los Fieles en todas partes
“Si no atendieran a mis deseos, Rusia esparcirá sus errores por el mundo promoviendo guerras y persecuciones contra la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas.”

ORACION A LA VIRGEN DE FATIMA 
Oh Nuestra Señora de Fátima, dulcísima Virgen María,
venerada y aclamada en todo el mundo,
que nos dejaste tus mensajes de paz y salvación,
y nos pediste que fuéramos fieles a los Mandato Divinos,
ayúdanos a ser mejores
y a llegar al conocimiento y amor de Jesucristo.

Reina del Rosario y Madre Clemente,
estoy ante ti Virgen mía, porque no te olvido,
estoy aquí Madre porque quiero tenerte presente en mi vida
y acudo a tu amantísimo Corazón lleno de compasión
para que me consigas el alivio para mis necesidades.

Tú que a través de tu Sagrada Imagen
derramas tus misericordias maternales
a favor de todos los afligidos, doloridos y enfermos
y de los que suplicamos por los pesares de nuestras vidas;
Tú que siempre tienes el oído bien dispuesto para escucharnos
y con tu tierna mirada allanas nuestros caminos,
te quiero pedir que me acompañes con tu fuerza y tu poder
me asistas con tu noble y sencillo corazón lleno de amor
y me bendigas con tus manos siempre abiertas a dar.

Hoy acudo a ti Virgen milagrosísima de Fátima
porque confío plenamente en tus bondades
pues Tu eres la gran esperanza de los apenados,
y lanzo mi mirada al Cielo porque necesito tu ayuda.

Yo tengo una esperanza sin límites
en la bondad y misericordia del Todopoderoso,
y la certeza que si Tú eres mi intercesora
mis suplicas llegaran a tu amado hijo Jesús, y de él al Padre
y podre conseguir lo que ahora desesperadamente preciso
para salir de mis graves y urgentes problemas.

Ante Ti pongo todas mis preocupaciones,
y te ruego con todo el fervor de mi corazón
que obtengas para mí las gracias que te pido:

(pedir con gran el favor especial que se desea conseguir).

Amen

Anuncios